Categorías
Sin categoría

Apología de la conservación como excusa para ofendernos

Por Claudia Santa-Ana

Vaya apología de la conservación de los monumentos y el patrimonio como excusa para ofendernos a las mujeres en el legítimo reclamo de dejar de ser violentadas. Esta forma de protesta se llama iconoclasia e, históricamente, es muy relevante.

Es comprensible la contrariedad, pues a todos nos gusta tener una ciudad pulcra, pero debemos entender que más importante que eso es tener una sociedad justa, en la que ninguna mujer esté en riesgo solo por ser mujer. El objetivo es visibilizar la causa. ¿Qué no son las formas? Ya se han seguido todas, a lo largo de años y años, y los indicadores siguen subiendo:

  • en México hay una violación cada 7 minutos en promedio.
  • hay 11 niñas/mujeres muertas cada día, por el solo hecho de ser mujeres.
  • 4 de cada 10 mujeres que sufren abuso sexual son niñas (la mayoría de las familias no hacen nada y prefieren “guardar el secreto”).
  • a las violencias que conocemos de cerca, sumo esta, que es más discreta, pero está a todo lo que da: la violencia institucional.

Las piedras de los monumentos pueden ser limpiadas y volver a su estado original. En cambio, el daño individual, familiar y colectivo que provoca la violencia de género es muy profundo y, en muchos casos, irreparable.

Tenemos que hacer el esfuerzo de leer e informarnos sobre esto antes que hacer opiniones a la ligera, tener más empatía y entender que estamos atravesando un momento histórico #8M

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.